EL REPOSO PROLONGADO, UNA SITUACIÓN DE RIESGO PARA LOS PACIENTES

654

POR Pato Aldana, atleta y campeona del México Supershow y Lic. en Terapia Física y Rehabilitación



La inmovilidad, el reposo prolongado en cama y la disminución de la actividad física, representan un factor predisponente al desarrollo o al agravamiento de ciertas condiciones patológicas relacionadas en mayor medida con los sistemas cardiovascular, respiratorio y musculoesquelético.

Sin importar cuál ha sido la condición que conlleve a la hospitalización de un individuo, no existe evidencia científica que indique que el reposo en cama garantice algo positivo, siendo esto en algunas circunstancias algo contraproducente y perjudicial; el reposo en cama puede tener efectos adversos que pueden contribuir al desarrollo de neumonías, trombosis venosa profunda, lesiones cutáneas por decúbito y disminución tanto de la masa ósea como de la fuerza muscular, esto se acentúa más aún si son adultos mayores (AM), ya que tienen una mayor prevalencia de enfermedades crónicas no transmisibles, tienen más episodios de enfermedades agudas y enfrentan un riesgo más elevado de accidentes que el resto de la población, por lo tanto ostentan tasas más altas de hospitalización.

De los adultos mayores que son hospitalizados, hasta el 33% presentarán deterioro funcional en al menos una de las actividades de la vida diaria y se incrementa a acerca del 50% cuando superan los 80 años de edad. La recuperación de estos pacientes es lenta y en el mejor de los casos, sólo la mitad de ellos retornan a su situación funcional previa a la hospitalización en los siguientes tres meses.

Los efectos propios de la inmovilización prolongada repercuten de manera directa en los diversos sistemas corporales, poniendo en una mayor situación de riesgo al individuo involucrado, este deterioro funcional es un importante daño adquirido en el hospital que es, al menos, parcialmente prevenible a través de la movilidad temprana y las intervenciones de rehabilitación física durante la hospitalización de pacientes agudos, que pueden mejorar los resultados funcionales de una manera segura y rentable.

¿CÓMO SE CLASIFICAN ESTAS ALTERACIONES?

–ALTERACIÓN LEVE: dificultad para deambular distancias largas o subir escaleras

—ALTERACIÓN MODERADA: dificultad para realizar en forma independiente su movilización dentro del hogar

—ALTERACIÓN SEVERA: va desde la dificultad para la movilización independiente de su cama o sillón para realizar las actividades básicas de la vida diaria, hasta la inmovilidad total

Producto sugerido para recuperación y aumentar tu sistema inmunológico 

Proteína De Suero (Whey Protein Reloaded) con L-Glutación (L-Glutathione)

Sentirse decaído a menudo puede ser causado por una serie de factores. Ya sea por falta de descanso, estrés, mala nutrición, ciertos entornos ambientales, etc., es importante seleccionar nutrientes para ayudar a fortalecer su salud inmunológica. ¿Sabía que Whey Protein puede ayudar a mantener su sistema inmunológico? Rica en aminoácidos, la proteína de suero contiene cisteína, que es clave para la producción de L-glutatión, o mejor conocido como el “antioxidante maestro”. El glutatión es uno de los antioxidantes más vitales del cuerpo que respalda las defensas naturales del cuerpo. Al proporcionar la proteína de suero estos aminoácidos específicos que ayudan a apoyar la producción de glutatión, sirve como el aditivo diario perfecto para respaldar la salud inmunológica y antioxidante.

Proteína De Suero + Inmunoglobulinas

Las inmunoglobulinas, que se encuentran naturalmente en la proteína de suero, son anticuerpos protectores que ayudan a desarrollar y respaldar la función inmune saludable. Las inmunoglobulinas se encuentran en la leche materna de la madre y son vitales para proteger las defensas naturales de su bebé mientras fortalecen su sistema inmunológico. Los adultos crean sus propias inmunoglobulinas y obtienen más a través de alimentos específicos. Whey Protein contiene cantidades beneficiosas de inmunoglobulinas para ayudar a promover y mantener una función inmune saludable en el cuerpo.

Dosis completa multivitamínico / mineral

Cargado con vitaminas clave y minerales esenciales, nuestro suplemento multivitamínico de dosis completa más mineral y antioxidante proporciona la reposición diaria de nutrientes beneficiosos para apoyar un sistema inmunológico saludable. La dosis completa incluye nutrientes clave, como vitamina C, vitamina D3, zinc, selenio y mucho más para ayudar al cuerpo a mantener una función inmunológica saludable. *

 

A continuacion…..

 

ALTERACIONES POR SISTEMAS

Sistema Cardiovascular

El sistema cardiovascular funciona en forma óptima mientras contrarresta a la gravedad en bípedo. Una interacción coordinada entre el sistema cardiovascular y nervioso, asegura una perfusión sanguínea adecuada al cerebro y otros órganos. Cuando el cuerpo asume una posición supina por un periodo de tiempo prolongado durante el reposo en cama, ocurre el desacondicionamiento del sistema cardiovascular; el reposo en cama disminuye el VO2 máx. en aproximadamente 0,9% por día, independiente del sexo o la edad del paciente, la disminución del VO2 máx., producto del reposo en cama, lleva a una disminución del gasto cardiaco; se ha observado que la frecuencia cardiaca de reposo se incrementa debido a una disminución del tono vagal, mientras que la frecuencia cardiaca máxima se incrementa por una mayor liberación de norepinefrina y a un incremento en la sensibilidad de los receptores cardiacos β-adrenérgicos.

Durante las 24 – 48 horas iniciales del reposo en cama, ocurre una rápida diuresis, la cual resulta en una reducción del 10 al 20% en el volumen plasmático, sumado a la retención venosa ocurrida en las extremidades inferiores producto del reposo en cama, la disminución del volumen plasmático provoca alteraciones en la tolerancia ortostática y un incremento en la frecuencia de trombos venosos.

Sistema músculo-esquelético:

Los músculos antigravitatorios del cuello, la espalda baja, el abdomen, los glúteos, las piernas y pantorrillas, son especialmente importantes para mantener la postura erecta; el reposo en cama resulta en un desuso de estos músculos, lo cual conduce al deterioro en la estructura y función muscular.

Particularmente las fibras de tipo I de los músculos antigravitatorios pierden los miofilamentos (área de sección transversal) en respuesta a la reducción de la actividad física, además de una pérdida de las proteínas contráctiles con un aumento en el contenido no contráctil del tejido fino, incluyendo el colágeno.

Con la inmovilización, además de una reducción general de la masa muscular, se produce una reducción del tamaño de las fibras musculares siendo más marcado en las fibras de contracción rápida (tipo 2). La inmovilidad también aumenta la producción de citoquinas pro-inflamatorias y especies reactivas de oxígeno con la posterior proteolisis muscular promoviendo la pérdida muscular total.

Sistema Respiratorio:

Los conductos alveolares y los bronquiolos se dilatan, la distensibilidad de la pared torácica disminuye la masa y la fuerza de los músculos intercostales se reducen y la superficie de intercambio gaseoso disminuye; disminución de la capacidad vital con un patrón restrictivo por compromiso de la musculatura intercostal e hipomovilidad en articulaciones costoesternales, lo que lleva a un alto riesgo de padecer atelectasias.

La atelectasia puede predisponer a la neumonía y aumenta la resistencia vascular pulmonar, además de provoca un shunt intrapulmonar, aumentando los requerimientos de oxígeno suplementario, esto puede aumentar el riesgo de toxicidad por oxígeno.

Sistema Nervioso

El reposo en cama genera una reducción de las actividades parasimpáticas y un aumento del sistema nervioso simpático, en donde los efectos de desequilibrio se ven rápidamente en la regulación de la frecuencia cardiaca para compensar las modificaciones físicas en el volumen de la sangre y la función cardiaca. Trastornos emocionales y de la conducta con tendencia a la depresión, aislamiento y déficits intelectuales manifestados por pérdida de la memoria reciente.

Sistema tegumentario

La formación de úlceras por presión en los pacientes inmovilizados se considera que es un problema de salud pública por su alta incidencia y sus altos costos sociales y económicos. La ruptura de la piel por lo general ocurre en los puntos de presión entre la piel y la cama. Los factores que contribuyen a las úlceras cutáneas, además de la presión no aliviada, incluyen la microcirculación alterada, la desnutrición, la fuerza de cizallamiento aplicada a los puntos de contacto y la humedad.

RECOMENDACIONES

1.- Realiza cambios posturales cada 1 a 2 horas

2.- Realiza ejercicios activos (los podemos realizar nosotros)

3.- Coloca almohadas en las zonas de mayor presión (articulaciones)

4.- Ten una alimentación y un aporte de líquidos adecuados

BIBLIOGRAFÍA

Kortebein P, Ferrando A, Lombeida J, Wolfe R, Evans WJ. Effect of 10 days of bed rest on skeletal muscle in healthy older adults. JAMA. 2007; 297: 1772-4. DOI: 10.1001/jama.297.16.1772-b

Walsh T, Salisbury L, Merriweather J, Boyd J, Griffith D, Huby G et al. Increased Hospital-Based Physical Rehabilitation and Information Provision After Inten- sive Care Unit Discharge: The RECOVER Randomized Clinical Trial. JAMA Intern Med. 2015; 175(6):901-10. DOI: 10.1001/jamainternmed.2015.0822

Capelli C, Antonutto G, Cautero M, Tam E, Ferretti G. Metabolic and cardiovascular responses during sub-maximal exercise in humans after 14 days of head-down tilt bed rest and inactivity. Eur. J. Appl. Physiol. 2008;104, 909–918. DOI: 10.1007/s00421- 008-0848-x

Bringard APogliaghi S, Cardiovascular determinants of maximal oxygen consumption in upright and supine posture at the end of prolonged bed rest in humans. Respir Physiol Neurobiol. 2010;172(1-2):53-62. Doi: 10.1016/j.resp.2010.03.018.

 Puthucheary Z, Montgomery H, Moxham J, Harridge S, Hart N. Structure to function: muscle failure in critically ill patients. J Physiol. 2010; 588 (23):4641–4648. doi: 10.1113/jphysiol.2010.197632.

Richard L. Hughson. Autonomic responses to exerci- se: Deconditioning/inactivity. Auton Neurosci. 2015; 188:32-5. DOI: 10.1016/j.autneu.2014.10.012